Páginas

jueves, 7 de junio de 2018

28ª Jornada/XI año: Miércoles, 6 de junio de 2018


Bitácora collage del 6 de junio de 2018

1. Rocío Díaz Gómez: 

Regresar a Rascamán. Regresar a los nombres conocidos y a las voces que arropan. Regalarme un miércoles, ahora de junio, lúdico y profundo a un mismo tiempo. Tomar prestada la ilustre compañía de Octavio Paz y Miguel Hernández, de Jorge Villalobos y Maruja Mallo. Respirar bajo la sombra de ese árbol de carne y voz de donde cuelgan maduros poemas con i latinas y lenguas de niebla. Frutos jugosos que plácidamente mordisqueamos. Para con el sabor aún en la boca, dejar volar la imaginación y alcanzar una Habana donde empaparnos de su son henchido de ritmo y sonrisas. Rendirnos a su acento y descansar después del ajetreo, permitiendo que los pensamientos, las palabras no pronunciadas nos cercenen los labios. Y aunque la vida con sus pérdidas nos duela, tras la elegía, levantar los pies del suelo, ascender despacio, fugarnos juntos hasta la India, hasta Londres, hasta esos remotos lugares donde nunca tocan las campanas por los forasteros. Zambullirnos en experiencias que desgranaremos en palabras. Pero después volver a casa, a nuestra tertulia, donde tanta Alma habita en Un cuento oscuro, donde nos amamos mirando siempre a Poniente. Regresar a Rascamán, calma y refugio, donde palpita ese pedazo de mi interior que solo se caldea con estas brasas, compañeros que comparten palabras como quien comparte el pan. Regresar a Rascamán. Regresar siempre.

Rocío Díaz Gómez
7 de junio de 2018












2. Iñaki Ferreras: 

La tertulia de Rascaman del 6-6 fue diversa, variopinta y, como siempre, altamente interesante. Se leyeron escritos propios de los miembros y ajenos de artistas reconocidos y todos nos enriquecimos para hacer nuestras vidas un.poco más llevaderas.

Iñaki Ferreras
7 de junio de 2018












3. Celia Cañadas: 

Yo venía de apaciguar el miedo de una adolescente, mi alumna, a los números. Pocas certidumbres ofrece la vida como la de los números... y qué dulces me resultaron a menudo los problemas en papel. La realidad siempre resulta, en comparación, compleja, precaria y sin oportunidad de "recuperación" a la vista. De este lado del papel, la solución pasa por un cálculo por tanteo a ciegas que desemboca siempre en conjunto vacío o en palabras de mi padre, La isla de la nada. Mientras, regreso a Rascamán y es tan divertido y reconfortante como la imagen de un acordeonista cubierto de sudor y con la única prenda de abrigo de visón en pleno julio. Celebramos el reciente premio de Juan Antonio por su poema dedicado al río Duero lleno de resonancias literarias. Alma esgrime Un cuento oscuro, que es luminaria y elegancia como ella misma. Yo solo llevé unas preguntas y salí con este  abrazo:

Ícaro

Por su abrazo conocí,
de su vuelo
la altura.

Me queda el vértigo.

Celia Cañadas
7 de junio de 2018












4. Javier Díaz Gil: 

Hay bitácoras que son algo más que una enumeración.

León en Málaga subiendo y bajando cuestas, su Rocinante de cuatro ruedas se queda junto al mar. Cinta del brazo de Octavio Paz y de Miguel Hernández: era de barro, la cabeza recién rapada, árbol de carne y voz. Cinta del brazo de las musulmanas.
Mariana se duele y viene de Rumanía de cuidar a su madre pero trae a Pessoa y una I latina y un hacha robada.
Juan Calderón, serio de ojos interiores, divertido de meigas y fantasmas y embudos de lata en la cabeza.
Juan Bautista que cita la última de Polanski y en su lectura nos vierte aires del Tropicana y el acento cubano de Nicanor Candela.
Rocío regresa después de su obra y de un trancazo primaveral. Rocío regresa.
Juan Manuel, certero, con diez pensamientos, pura elegía. Felicidades: "Cada uno hace lo que puede", responde.
Yo leo poemas de desgarro del último premio Hiperión, el joven poeta Jorge Villalobos. Poesía para enfrentar el dolor y la pérdida.
Isa Morión reivindica a Maruja Mallo, mujer intemporal, nos dice. Lee un texto propio como tumba de agua con palabras previas de Paco Caro.
Imaginamos a Iñaki Ferreras que toca su acordeón con un abrigo de visón. Trae un relato de amor que quiere levantar el ánimo u otras cosas.
David, novelista, escucha, asiente, opina, suma siempre.
Juan Antonio galopa en la noche lorquiana en un microrrelato y vendimia premios en sus versos.
Le ruego a Alma un poema de su cuento oscuro, poema de amor que mira a poniente.
Celia y Vicente que no traen lectura pero quieren escuchar y nos cuentan. Benditas palabras.

Bitácoras que son algo más que una enumeración.

Javier Díaz Gil
7 de junio de 2018












5. Cinta Rosa Guil Redondo: 

Hemos decidido hacer una bitácora colectiva, espejo de todos los que estamos, escribamos o no…

Mariana ha regresado de Rumania y su madre se mantiene estable. Como siempre, nos emociona con esos poemas que extrae de su alma, gracias a la escalera, inagotable, de sus recuerdos.

El suyo, esta tarde, arranca con una cita de Fernando Pessoa, “el poeta es un fingidor”. Ella escribe sobre la I, y los adjetivos como pedradas aparecen: Inútil, imbécil, inconsecuente. El desprecio vive en la I, y esas pedradas claman en Rascamán.

Juan Calderón, nos conduce a sus paisajes interiores a través de los boquetes que nos llevan al futuro, con ojos interiores que son los Dante de las profundidades…

Pero para poner en la otra balanza, la de la gracia y el baile, aderezada con acentos cubanos insuperables, aparece el relato inacabado de Juan Bautista, con ese Nicanor que está loco por actuar en “Tropicana”, al que aleccionan sus maestros para no bailar “a la cañona”…

Juan Manuel nos lee con tono elegíaco el poema que con luces y sombras, con palabras no dichas, lamenta el tiempo que no regresará…

Isabel nos anuncia su próxima conferencia sobre Maruja Mallo, pintora surrealista. Y recita un poema propio.

Javier nos lee algunos poemas de Jorge Villalobos, una muestra de dolor por los seres perdidos.

Nos enteramos que ha muerto Luis Arillaga.

Alma nos lee un poema de su última publicación, “Un cuento oscuro”con la delicadeza y exquisitez que la caracterizan.

Nuestro pedagogo, Juan, nos brinda el poema que habla de la separación de hombre y caballo, entre el espejo de la luna.

También estuvieron José León Cano, Iñaki con su cuento sobre los habitantes de la gran ciudad y sus idas y venidas, David, Vicente y Celia Cañadas y Rocío que se va de vacaciones. Y yo, que traje a la figura de Miguel Hernández gracias al arte de Octavio Paz.

Nos ha salvado la luz de Cuba de las sombras de la poesía en sombras de esta tarde.

Vicente y yo clamamos por la invasión del inglés en nuestra lengua.


Cinta Rosa Guil
7 de junio de 2018












6. José León Cano: 

Melancólicos días. La muerte, equivocada de fecha, se agazapa entre las negras nubes interminables y acaba finalmente por colarse en el santuario subterráneo donde la poesía creía estar a salvo.
Pero no. Nadie es inmune a su mordedura silenciosa, a sus injusticias de cristal derretido sobre la inocencia.
En Rascamán comunican la muerte de un poeta, no por anunciada menos dolorosa. Mi buen amigo Luis Arrillaga, víctima de la incompatibilidad del oscurantismo con las luces.
Nubes malditas, olor a muerte fresca, clausura del jardin, la luna guillotinada gotea sangre sobre las tazas del café. Alguien se atreve a afirmar que la esencia de la poesía es la tristeza, y encima un joven gotoso de veintitrés años gana el Hiperión con unos supuestos versos negros que el cubo de la basura espera con avidez. Poesíaa que nos aleja de la realidad para enterrarnos en esas soledades de epitafio que intenta vendernos el sistema para que nos conforme la ceguera.
Menos mal que me quedé dormido un buen rato.

Todo lo anterior constituye mi trozo de bitácora, recién escrito a bordo de un provinciano autobús, oh, cielo anubarrado, que me devuelve de Albacete a Madrid.

José León Cano
8 de junio de 2018












7. Juan Bautista Raña: 

Hoy hemos sido quince participantes en la tertulia. Mi número favorito. Ha sido una premonición: la sesión ha sido estupenda. Como casi todos los miércoles, los poetas han sido mayoría, se han leído poemas de muy buena calidad; a los narradores casi ni se nos ha visto, dos relatos y pare usted de contar. En lo que sí hemos coincidido casi todos fue en la temática: la melancolía y el dolor han sido los protagonistas a pesar de que estamos en plena primavera. ¿Será que vemos llegar el verano y tememos que no se celebren estas reuniones que nos llenan tanto? Espero que no. Tengo la esperanza de que todos tengamos un rato para compartir versos, relatos, vivencias, risas y lo más importante: estar, aunque sea sólo un par de horas, juntos.

Juan Bautista Raña
8 de junio de 2018












8. Isabel Morión: 

Nos reunimos este lluvioso seis de junio en nuestra tertulia semanal de Rascamán. Voy con alegría a encontrarme con mis compañeros-as de letras. Parece que la Bitácora se resiste a ser escrita por una sola persona, y a Javier se le ocurre hacerla entre todos para que no nos robe tiempo. Así se decide, es una idea original que dará pie a una Bitácora diferente. He aquí mi pequeña ráfaga de lo que allí ocurrió. Las musulmanas un poema que da que pensar. La letra I: ignorante, inútil, inteligente, insípido... cuánto se puede hablar de esta letra discreta. Pasamos a la charanga de Nicanor Candela, a sus guarachas, al cabaret Tropicana, de ahí nos vamos a una noche gallega que termina en delirios etílicos. A continuación escuchamos profundos pensamientos que invitan a meditar... Conocemos a un joven poeta que nos da un poco de escalofrío escucharlo, sus versos destilan profunda tristeza. Así es esta querida tertulia llena de diversidad e interés.

Isabel Morión Lopez
9 de junio del 2018












9. Juan Calderón: 


Llegó como un cuchillo la noticia: Otra vez lo había hecho, la muy puta, la que lleva el veneno de los duelos en su colmillo izquierdo. Esta vez ha venido para apagarle su candil a un buen poeta, mi amigo desde siempre, Luis Arrillaga. Algunos corazones se llenaron de duelo, pero entre todos decidimos que no hay que hacerle concesiones a esa negra alimaña. En Rascamán seguimos dándole nuestro voto a su oponente, la vida, la bonita, la luminosa. Le abrimos nuestras puertas de par en par a la alegría, dejamos que corriese el río de los versos y nos deslizamos por los renglones derechos de los relatos. Le cosimos sonrisas y amistad al labio de plata de nuestra luna interna y volvimos a casa con un vuelo de pájaros entre las manos.


Juan Calderón Matador
9 de junio de 2018











10. Alma Pagés: 

Llegar a Rascamán es dejarse envolver por la calidez de un lugar amigo, donde hoy sobrevuela el alegre sinsombrerismo de Maruja Mallo, perfecto contrapunto a la dolorosa rebeldía que cristaliza en esa "i latina", acerada bayoneta del maltrato. La muerte de un poeta da paso al desgarro poético de un joven que ha sufrido demasiado pronto. Como en la vida, nos vemos arrastrados por sorpresa a La Habana, esperando entrar al Tropicana. ¿Qué tu dices, m'hjo? Candela, eso es pura candela. Pero en Londres nos aguardan unas "kitties muy "wicked" que destrozan sin orden ni concierto, para regresar al río Duero cantado por Gerardo Diego, en una composición que los evoca a ambos. Y es que siempre hay que amar, con toda el alma y a los cuatro puntos cardinales.

Alma Pagés
8 de junio de 2018











11. Juan Antonio Arroyo: 
“RESPLANDORES”

Y  aquella tarde, a cada asistente a nuestra tertulia del paraíso Rascamán, les surgieron estos fuegos de la vía láctea y por este orden de aparición:
León: ¡Qué animales de compañía son las musas! Cinta: Miguel Hernández, no has muerto, ganaste el cielo. Mariana: encontré la i, ilustre del arco iris, guardada en la caja violeta. Juan  Calderón: veo con la profundidad de los ojos interiores. Juan Bautista: Consiguió el bailarín el Club Tropicana… no sólo lo soñaba. Rocío: Hoy os he mirado otra vez renaciendo en un relato. Juan Manuel: los pensamientos eran diez, desde andar de  perfil hasta la mirada en la soledad de una ermita. Javier: en Villalobos pueden verse desgarros de una madre. Isabel: en la vida hay gozos, tristezas, mujeres potentes sin sombrero, tumbas de agua y besos mágicos. Iñaki: algún día las gatas, tan sensuales, me quitarán esta frigidez y tal vez podamos hacerlo. Juan Antonio: río Duero.., ¿por qué me has transformado? Alma: nuestras manos miran a poniente, las casas donde nos amamos siempre. Celia: nunca dejaré que habite el olvido.

Juan Antonio Arroyo
13 de junio de 2018

No hay comentarios: