Páginas

jueves, 29 de diciembre de 2011

10ª Jornada/V Año: Miércoles, 28 de diciembre de 2011


La última bitácora del año 2011 o el juego de "cada oveja con su pareja"

1. Javier Díaz Gil:

Este de hoy es el último miércoles de diciembre, último miércoles de 2011, última Tertulia del año.
La semana pasada nos “despedíamos” hasta después de Reyes pero estamos enganchados a la Tertulia y alguien dijo aquello de: “bueno, pero si hay alguien el próximo miércoles podemos quedar y reunirnos”. Hubo bastantes respuestas afirmativas así que aquí estamos hoy.
En la mesa del Ruiz, en un café hoy con el aforo completo, nos hemos encontrado Rocío, Vicente (Vicentrillo), Paloma, Mª Antonia, Javier, Aure (felizmente recuperado), David, Ana González, León (que entra un momento a saludar y se va) y Carmenfron. Diez rascamaneros, diez.

Esta bitácora mía es un juego de parejas, cuya solución estará al final. Quizá los más avezados, habituales seguidores del Cuaderno de Bitácora, reconozcan en las frases a sus autores. Lo dicho, la solución al final.
Y es que me dio por recoger las perlas que en forma de sentencias fueron desgranando los tertulianos hoy.

Así, situados, frente a nuestro café/cerveza/patatas fritas/polvorones navideños… los comentarios literarios y personales se tradujeron en frases (algunas  de ellas,podrían ser fantásticos títulos de novelas, poemas, poemarios…) :

-          Paciencia literaria
-          Rehabilitación del vértigo
-          Taladros en el corazón
-          La capibara, el mayor roedor que existe.
-          Me pasé cuatro día en la cama de un hotel en Lisboa con una bronquitis aguda.
-          Los 10 últimos son una batalla a muerte.
-          Después de eso… el nudo, niño.
-          Ana Karenina me la he leído dos veces. Y es fácil.
-          Por practicar la dicción.
-          Nos miran después de pedir silencio.
-          El Mediterráneo es más agradecido que el mar del Norte.
-          El tiempo es la materia del alivio.
-          No me puedo quedar pero sí desearos un viaje de Marco Polo para el nuevo año.
-          El hijo es carne.
-          Hoy no tengo cuerpo para bitácora.

Frases… ¿Quién dijo cada una?
Frases que se fueron entrelazando con los poemas que se leyeron, los primeros en la voz de Paloma. Que se prestó a leer, primero el suyo, (la parte de “El amor” de “Atleta que mira el paisaje”), luego el de Aure: “Los dos mares” y después el de Mª Antonia: “Imitando a Miguel”. Ana González leyó el suyo. Le recomendé que utilizara el quiasmo para romper esa estructura tan estática de su poema, variando la repetición sintáctica del princpio.
León apareció un minuto para desearnos feliz año y se marchó. Otras tareas, seguramente menos  pasionales, le esperaban.
Hubo recomendaciones. Una, de David, de teatro en Madrid: “La avería”, dirigida por Blanca Portillo (acaba el 1 de enero, hay que darse prisa). Otra de cine, de Paloma: “Melancolía” de Lars von Trier.
La conversación literaria giró en torno al Quijote. Vicentrillo nos dio una lección de cómo el Quijote es ejemplo del paso del Renacimiento al Barroco. De cómo hay personajes que se quedan en el Renacimiento (Sancho) y otros (D. Quijote) que muere lúcido y barroco. Símbolo de la desaparición de una época. Vicentrillo está preparando un trabajo crítico para la Universidad.
Y un juego para acabar. Propuse que cada uno escribiera una frase que contuviera la expresión: “la paciencia de las olas”. El compañero de la derecha continuó el texto con otra frase más. El azar hizo que el resultado, las dos frases, se las llevara otro compañero. A partir de ahí escribiremos un poema o un relato. Deberes de Navidad.
Y ahora, ya es el momento de desvelar quién dijo qué cosa. Aquí está la solución. ¿Habéis adivinado muchas?

-          Paciencia literaria. (Javier)
-          Rehabilitación del vértigo. (Mª Antonia)
-          Taladros en el corazón. (Paloma)
-          La capibara, el mayor roedor que existe. (Vicente)
-          Me pasé cuatro día en la cama de un hotel en Lisboa con una bronquitis aguda. (Aure)
-          Los 10 últimos son una batalla a muerte. (Aure)
-          Después de eso… el nudo, niño. (Aure)
-          Ana Karenina me la he leído dos veces. Y es fácil. (Paloma)
-          Por practicar la dicción. (Paloma)
-          Nos miran después de pedir silencio. (Javier)
-          El Mediterráneo es más agradecido que el mar del Norte. (Aure)
-          El tiempo es la materia del alivio. (Paloma)
-          No me puedo quedar pero sí desearos un viaje de Marco Polo para el nuevo año. (León)
-          El hijo es carne. (Mª Antonia)
-          Hoy no tengo cuerpo para bitácora. (Rocío)

¡Feliz Año 2012!

Javier Díaz Gil
29 de diciembre de 2011

miércoles, 28 de diciembre de 2011

9ª Jornada/V Año: Miércoles, 21 de diciembre de 2011


Y Dios bajó a la Tertulia y habitó entre nosotros...


1. Javier Díaz Gil:
Hoy miércoles está de nuevo ocupada la Granja, la zona del Ruiz donde nos reunimos. Pero ya nos lo avisó la camarera y nos reservó la esquinita del café para nosotros. Hay una presentación de un libro de una novelista cubana promovida por la otra Tertulia Literaria. ellos se reunían antes los martes pero cambiaron a los miércoles y coinciden con nosotros ahora.

No hay demasiada gente en el café, quizá las últimas compras previas a la Navidad tengan la culpa.
Hoy ha sido una Tertulia pelín terapia de grupo.
Y el grupo de terapia lo han compuesto: Javier, Rocío, Juan Antonio, León, Elena, David, Celeste, Mª Antonia, Carmenfron, Paloma, Vicente y María Juristo.

Celeste nos confiesa que ha regresado de Torrevieja después de tocar fondo anímicamente, pero ya se encuentra mejor.
Afortunadamente las malas se alternan con las buenas noticias. El hijo que espera David es una niña. Se llamará Nieves.
Leo el poema “Necesidad del interlocutor”, el título hace referencia a la correspondencia entre Carmen Martín Gaite y Juan Benet, libro publicado recientemente y en el que ambos hablan de este tema.
Mª Antonia, en su línea de sensualidad, nos trae el poema “Te juro que voy a…”

Se nos ocurre que si muere un poeta ¿se convierte en “cadáver exquisito”?

Juan Antonio ha corregido el relato “Mentiras” con las indicaciones de hace un par de semanas. Ha mejorado, ya lo creo. Junto a este, ha traído un relato navideño con mucha ironía: “El descanso de Papá Noel”.
Paloma, que viene disgustada (día de terapia, insisto) afirma que “la dignidad y la belleza son lo más difícil e restablecer”.
Paloma nos lee un poema que quiere sea el que vaya a la Antología de la Tertulia, libro que publicará “Poeta de Cabra”.
“Hay gente que cuenta versos y otros que cuentan dinero”, afirma taxativo David.
Turno de Celeste, que nos lee un poema (ha mejorado mucho su poesía) titulado “Libertad incondicional”.
León nos recita su poema “Berlín” y nos transmite sabiamente el calor y el frío.
Carmenfron nos cuenta (nos lo había adelantado esta mañana en un email) que la víctima de violencia machista de este fin de semana en Villaverde Alto era amiga suya. Una mujer muerta por su expareja, que esta vez tiene rostro y nos afecta. No es un nombre más en los periódico.
Nos deja sobrecogidos.

María Juristo ha traído un poema que habla de esa violencia con versos  así: “como un velo oscuro”.
Para compensar, nos lee un cuento antinavideño en el que una profesora intenta explicar la Navidad a sus pequeños alumnos y desiste.

Vicente, el nuevo Vicente, nos lee un comentario que ha preparado sobre la novela de José Luis Sampedro, “La sonrisa etrusca”.

Salen los miembros de la otra Tertulia de la presentación del libro. Hablamos de hacer alguna actividad conjunta. La coordina Justo.
Vamos cerrando los cuadernos, con los corazones y los ánimos más dispuestos.
Tenemos cena de “amigo invisible” en el restaurante de Roberto, La Casona de Malasaña y tenemos que pasarlo bien.
Este grupo puede hacer terapia porque somos amigos y nos comprendemos.
Rascamán es Literatura y refugio.

Javier Díaz Gil
28 de diciembre de 2011


2. David Lerma Martínez:
Hola, buenas, me llamo Dios, venía a conocer personalmente la tertulia, ¿puedo sentarme...?, me soltó de corrido. Traté de ser amable con Él: claro, respondí, aquí no cerramos la puerta a nadie, tome Usted asiento. Me sabía mal tutearle. Esta no es la mesa que solemos ocupar habitualmente, le expliqué, estoy solo pero mis compañeros no tardarán en venir. No se preocupe, uno siempre está solo, sentenció Él. Yo también había quedado con un amigo para venir, aunque ya no sé si aparecerá. Se llama Diablo.

Para romper el silencio de la espera le pregunté a Dios: y Usted, ¿escribe? Antes sí. Y ¿qué escribía, si puede saberse? Poesía, me reveló, aunque todos me decían que mis poemas sonaban a plegarias. Actualmente no escribo ni un renglón, añadió, ando muy liado, hay mucho hijoputa suelto por ahí, ¿sabe?, yo no puedo con todos, no doy abasto, más ahora con las Navidades; de todas formas los reglones me iban a salir torcidos. Luego dicen de la crisis, pero algunos no paramos, comenté yo para darle coba y hacerme el gracioso. No contestó. Sólo se puso muy serio. Enseguida llegaron los demás: Rocío, Javier, Juan Antonio, León, Elena, Celeste, David, Paloma, Carmenfron, María Juristo, Vicente...

¡Y Diablo sin venir!, se quejó el Nuevo por lo bajo.
El primero que leyó fue Javier. Su bello poema terminaba con los versos Pensar en todo esto y / que me escuches. El Nuevo dio un respingo en el asiento contiguo: no descarto que se hubiera sentido aludido. Aún se removió más tras escuchar los versos del segundo interviniente, María Antonia Copado: Te juro que montaré en tus caderas / y como potro desbocado te destrozaré / el miembro enhiesto. Me pareció que El Último En LLegar se atragantaba con una patata frita. El siguiente fue Juan Antonio. Sus versos no incomodaron más al Nuevo (Que sigas en la espuma de las olas / Que no pases al fondo de los mares), pero sí el relato antinavideño que leyó a continuación, en el que ironizaba sobre una supuesta mala relación entre los tres Reyes Magos. El Nuevo se agitó como si sufriera un acceso. Más todavía, cuando uno de los presentes comparó a los poetas con los profetas, en su calidad de intermediarios entre los dioses y los mortales. ¡Estése quieto, por favor!, le tuve que suplicar a mi divino vecino de asiento. Es que no me habían dicho que eran ustedes irreverentes y un poco marranos, justificó. Se ve que no conocen el Amor...
¡Ah, el amor! ¡No me hable Usted del Amor!, exclamó Paloma. El amor es una mierda, arguyó la compañera entre lágrimas. Todos la miramos y entonces Dios empleó con ella su voz más ultraterrena: pero hija, dijo, no olvides que el Amor ha hecho aumentar vuestra especie, gracias a él ya vais por siete mil millones. Yo sólo buscaba la Dignidad y la Belleza, le replicó Paloma, gitana y princesa, y el Amor me niega ambas. Bueno, bueno, terció Javier dispuesto a terminar con el debate. Dejemos a la poeta que recite sus versos. Así pues, Paloma recitó sus versos: Todo esto es una trivialidad que pesa / por fin la arena está caliente / el reflejo del mar ha dicho fuego. 

Fuego... masculló el Nuevo entre dientes. Eso me recuerda que mi compadre Diablo sigue sin aparecer...
Después, le tocó el turno a Celeste. Celeste leyó un poema titulado "Libertad Condicional", que hablaba de los lazos que nos unen/desunen a las personas. ¡Celeste!, repitió el Creador a mi lado: ¡es mi color favorito! Celeste no es un color, le corregí; bueno, sí lo es, pero en este caso, no: es el nombre poético de Pepita Lamas, no se quede en la superficie de las cosas, le recomendé al Nuevo, profundice, hombre, perdón, Dios. Lo sé, lo sé, no hace falta que me lo diga, rezongó el Omnisciente, sepa usted que muchos críticos han catalogado mi obra de celestial.
El lector número seis fue León, quien se presentó ante todos y por tanto ante Dios como "Presidente de la República de las humildes cuatro letras". ¿Pero qué dice este tío?, me consultó el Glorioso entre susurros. ¡Shsss! ¡Cállese!, no pude por menos que espetarle, ¡y, por una vez, escuche lo que le dicen! Tras León leyó Vicente un comentario de "La sonrisa etrusca", de José Luis Sampedro, en el que analizada las tramas argumentales y los personajes protagonistas de la novela. Vi al Todopoderoso poner cara de póker. Por fin, tomó la palabra María Juristo. La autora de la novela "Las falsas lágrimas de la Gioconda" leyó un poema sobre la violencia de género, que contenía los siguientes versos: Lucífera en la noche de los tiempos / poderosa raíz de lo profundo / soberana deidad de lo creado. "Lucífera", no "Lucifer", no se confunda, le aclaré a mi beatífico vecino de sitio, quien ya había empezado a removerse otra vez como si sufriese un segundo acceso. Seguidamente, María leyó un cuento antinavideño, tras el cual, mi vecino estalló: ¡Ya no aguanto más...! ¡El que no aguanta más soy yo!, le contesté, para después chillarle: Mire, imagino que en los tiempos que corren el teléfono móvil de Diablo estará que arde. Pero hágame este favor: ¡llámele y dígale que venga inmediatamente a buscarle!.

Diablo no va venir, aseguró Él. Ese siempre me hace quedar mal.
La sesión terminó y mientras nos dirigíamos a la salida Dios me preguntó: ¿puedo venir la semana que viene?. Ya le dije que en esta tertulia no cerramos las puertas a nadie, me reiteré un poco desabrido. Bueno, amigo, pues hasta el miércoles que viene, se despidió Él. Vale, adiós, le dije a Dios, aunque sonase redundante.

Así fue como Dios nos dejó y los Rascamanianos presentes nos fuimos todos juntos y sin Él a cenar al restaurante "La Casona de Malasaña", propiedad de Roberto, otro ilustre rascamaniano, donde cometimos el pecado de la gula, dando buena cuenta de una exquisita cena regada con vino, e invocamos al Maligno para que nos guardase la salud durante muchos, muchos miércoles más. 

David Lerma Martínez
8 de enero de 2012

martes, 20 de diciembre de 2011

8ª Jornada/V Año: Miércoles, 14 de diciembre de 2011




Tertulia Rascamán, niños y cromos


1. Rocío Díaz Gómez:


Todos los miércoles en mi tertulia jugamos al trueque de cromos. Nuestros cromos son palabras y frases y cuentos y poemas que nos inventamos. Sí señor, es cierto, somos niños raritos, de esos a los que les gusta leer y escribir…

El último miércoles, el 14 de diciembre, fuimos muchos los que acudimos después del cole, corriendo al trueque: Juan Antonio Arroyo, Juan Manuel Criado, Javier Díaz, María Antonia Copado, José León, Paloma Sánchez, David Lerma, Carmen Frontera, Celia Cañadas, Ana González, María Juristo, Laura Nuño, Vicente ¿Cuál será su apellido?, Enrique López Clavel, Carlos Nosé, Rocío Díaz y por favor si me olvido de alguien que levante la mano… que lo apunto en la lista.

 Javier Díaz Gil, un niño que lee mucho y se le queda todo en la cabeza, va para profe dicen todos, sacó a relucir un cromo que yo ya había leído, pero no dudé en quedármelo de nuevo. “Escribir es vivir” de José L. Sampedro. ¿No dijeron entonces que había que visitar la página de la Fundación Juan March para ver lo que había escrito del 15M?

Ya no lo sé muy bien, porque fue entonces cuando José León, el niño poeta, sacó sus cromos de un bolsillo electrónico que acarrea. ¿Se lo traerían los Reyes? Uno de sus cromos llevaba dibujada la exposición de Leonardo Da Vinci. Qué bonitos los cromos de inventos… pensé. Pero… ¿Por qué salieron a relucir La vieja Sirena, El amante Lesbiano de Sampedro, Lolita de Nabokov y Saramago y el Papa y Sarkosy y la Merkel…? Estos niños juegan a ser mayores… También León traía otro tesoro, uno encontrado en un mercadillo de Navidad pero publicado en 1890 sobre Napoleón. Dos cromos de lujo para este trueque.

¡Que bien contrarrestó Juan Manuel, el niño serio de voz bajita, con su cromo social! Un niño comprometido. Un poema de El Salvador en 1981. “El problema de la poesía social es que se convierta en panfleto… pero en este caso no, tiene mucho lirismo Juan Antonio” dice el niño Javier impostando la voz haciendo ya de profe. ¿Qué podría yo cambiar para quedarme su cromo…?

“Que no levantes vuelo, serpiente cascabel” decía su amigo del barrio” Juan A. Arroyo cuando dejó sobre la mesa su cromo “Mentiras”. ¿No son eso los poemas? Mentirijillas que nos decían de pequeños, mentirijillas para hacernos la vida más suave…

Sssshhh que están contando un cuento: Morgana es una bruja enseñada por Merlín. Pobre Merlín que se enamora de ella… porque al final le mata. En este trueque se cambian cuentos, cuentos que son sonetos, sonetos que son conjuros, conjuros que saca el mago León de debajo de su invisible chistera una vez que “el demon le da el primer verso”:

“Se oyen dentro del mármol melodías
Que inventa un corazón enamorado…”

Ay cómo suspiran las niñas oyendo al niño poeta… A la niña María Antonia le toca jugar, la niña María Antonia es rebelde y atrevida: “Oquedad divina” es su cromo poético:

“Juega la arena con tus finos dedos”.

No nos da tiempo ni a ponernos colorados, porque llegó entonces el turno del torbellino Paloma, la niña inquieta que lleva una montaña de cromos para cambiar:

“El tono en que me pides que te toque…”
“Olvidarte es luchar contra el miedo…”

“Esta niña nos ha salido romántica” dicen en su casa… A nosotros nos gusta verla jugar, con qué ganas, con qué “locura” enseña sus cromos y se los juega a viva voz.

Celinha la niña morenita que entiende el portugués también ha venido hoy al Ruiz. La niña Celinha lee libros de mayores “En el umbral del infierno penan sus penas los indiferentes” decía Dante… Los otros niños, los que no leen, suben los hombros y ponen cara de interrogante porque no la entienden. Pero a los que nos juntamos siempre a cambiar nuestros cromos, nos gustan los suyos llenos de “Arideces”: “Hay una muerte en cómodos plazos”.

Le toca a María participar en el trueque. María Juristo la niña que de vez en cuando se va al mar y llega con cromos dibujados de “vasijas de barro”:

“Vasija de barro encinta
de vino ensangrentado…”

Carlos Nosé es un niño nuevo. Pero enseguida quiere participar de nuestro juego. Nos trae murciélagos y hogueras mientras levanta al vuelo su cromo “No tengo ya el dulzor con que me herías…”.

Vicente es otro niño “casi nuevo”, porque es la segunda vez que se acerca a jugar con nosotros. Esta vez también trae un cromo para hacer el trueque se titula: “Día vendrá”.

Señor ¿Qué más le puedo contar de nosotros?

Hay días que algunos niños no llevan cromos. Pero están ahí junto a los demás. Su trueque es ese. Los demás cambian versos y párrafos, ellos prestan oídos y comentarios. Un puro intercambio. Aquí no se compra ni se vende. Hemos aprendido que podemos llevarnos a casa belleza y armonía, sin cansarnos de jugar, ni gastar apenas energías.

            Si usted quiere señor, puede venir. O animar a su hijo para que venga a jugar con nosotros. No hay más que acercarse al rincón del Ruiz donde quedamos. Y sentarse a nuestro lado. A lo mejor usted también es un niño raro, uno de esos a los que les gustaba leer o escribir… Pero entre nosotros no se le notará nada de nada. Y además se lo pasará bien, muy bien. Se lo prometo.

Qué ¿se anima?



Rocío Díaz Gómez
21 de diciembre de 2011



2. Javier Díaz Gil:

Nuestra granja del Ruiz, ocupada por una comida de empresa. La camarera del Ruiz nos pide disculpas por ello y nos ubica en otra mesa. Allí hay más ruido pero nos quiere compensar invitándonos hoy a lo que consumamos.
Es todo un detalle que le agradecemos.

Además, hoy ha venido mucha gente a la mesa del Ruiz. Tertulia masiva: Rocío, Juan Manuel, Juan Antonio, León, Javier, Mª Antonia, David, Paloma, Celia, Carmenfron, Mª Juristo, Laura, Ana González, Enrique, Carlos y Vicente.

La semana próxima, con las Navidades ya cercanas, celebraremos una cena de amigo invisible con regalo que tiene que ser de “tema literario”.

Empiezo haciendo una recomendación: el libro “Escribir es vivir” de José Luis Sampedro. En este libro se recoge un curso que impartió en la Universidad Menéndez y Pelayo durante cinco día en el que habla sobre su propia biografía y el proceso de escritura. Interesantísimo, sin duda.

Alguien dice esta frase que recojo: “Sarkozy es un tendero francés”. Lo han clavado.
Leemos.
Juan Manuel lee un poema intenso y dramático: El Salvador, 1981.
Juan Antonio ha corregido el poema “Mentiras”. Nos lee la nueva y mejorada versión.
León, de su futuro “libro de la yerma floresta” nos regala dos poemas: “Del fogón de Morgana” y “El doncel de Sigüenza”. Excelentes sonetos.
Dice León que Joaquín Sabina es el maestro de los sonetos.
María Antonia: “Oquedad divina”. Mezcla de erotismo y divinidad, sí señor.
Paloma: Lo que me queda de ti / Sufro una infección de bajar la cabeza/¿Dónde van las palabras?/Las brasas hacen ruido y se consumen.

Hoy la Tertulia va de “ubi sunt”.

Carlos comenta que la estructura sintáctica de Paloma es repetitiva: sujeto/verbo/predicado…

Celia: “Arideces”. Toma como cita para este poema un verso de la Divina comedia: “En el umbral del infierno pagan sus penas los indiferentes”.

Borges decía que no hacía falta leer ningún libro más si has leído “EL Quijote” y la “Divina Comedia”.

María Juristo: “Vasija de barro”
Vasija de barro encinta / de vino ensangrentado.

Se marcha Enrique, cuánto lo sentimos. El ruido del local no le deja escuchar a los demás. Cuanto lo sentimos Enrique.

Carlos: “Solicitud”
Vicente” “Día vendrá…”

Vicente, nuestro nuevo Vicente,  nos recomienda, si no lo hemos leído aún, la novela de Luis Martín Santos, “Tiempo de silencio”. Tomamos nota.

Tertulia de Taller, con lectura y corrección de textos y multitud de temas de conversación. A pesar del ruido nos vamos contentos.


Javier Díaz Gil
28 de diciembre de 2011

martes, 29 de noviembre de 2011

7ª Jornada/V Año: Miércoles, 23 de noviembre de 2011

Rascamán: Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a usar esta tertulia.




1. Paloma Sánchez:
BITÁCORA

 
...A ver si puedes meter algunos artículos
así, de pronto, no me sale
nudos en la mesa en la escena del reloj
 
Mateo va a verme fea
 
Deberíamos callar lo que vivimos
el hombre vivo, aún, de cada pez
mujer del agua
dame gusto aunque mi vida acabe...


Paloma Sánchez López
24 de noviembre de 2011

2. Rocío Díaz Gómez:

Rascamán. Comprimidos de tres horas. Bitácora del 23 de noviembre del 2011

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a usar esta tertulia.

Principio activo: La literatura
Los demás componentes son: Juan Antonio Arroyo, Javier Díaz, Aureliano Cañadas, José León, María Juristo, Jose María Herranz, Ana González, Paloma Sánchez y Rocío Díaz.

Se presenta en envases de tres horas.

1. Qué es Rascamán y para qué se utiliza:
Rascamán es un divertimento antidepresivo perteneciente al grupo de las tertulias. Actúa  eliminando la soledad del escritor, aumentando el compañerismo entre artistas, mejorando los textos con la aportación de los demás componentes, reduciendo las propias penas y en general, enriqueciendo la vida.

Siempre bajo prescripción, este medicamento está indicado para el tratamiento de:

- El síndrome del “bicho raro” entre los amigos y allegados.
- Dependencia declarada a las letras.
- Elevación peligrosa de los niveles de letra en sangre o en la boca.
- Hiperversificación o hiperprosismo agudo y moderado.
- El bloqueo del escritor asociado al síndrome del folio en blanco.
- La tristeza del escritor asociado a estados carenciales de afecto o simplemente de oídos atentos entre los suyos cuando padece lecturas en voz alta manifiestas.

2. Antes de tomar Rascamán:
Lea atentamente las instrucciones que se proporcionan el apartado 3 (Cómo tomar Rascamán)

3. Cómo tomar Rascamán:
Tome Rascamán con el corazón vacío de prejuicios ya sean literarios o personales. Nada más comenzar la ingesta, déjese agasajar por hojas secas del otoño dedicadas por el componente más sabio del grupo, Aureliano Cañadas.
Después, déjese invitar por otro componente, José León, a conferencias como “Los enigmas de la Mesoamérica Precolombina” que deberá ingerir el miércoles 30 de noviembre a las 19 horas en el Club 567 en la calle Velazquez, Madrid.
Si estima que la acción de Rascamán es demasiado débil, sin consultar a su médico, déjese llevar por los versos de los componentes tertulianos:

-          “El nombre vivo aún de cada pez” “Maulla este cansancio de vivir” (Aureliano Cañadas)
-    “Más si la magia de Merlín me asiste/ en esta noche de dolor colmada/ nuevamente serás mi enamorada/ y cerrarás la herida que me hiciste”. De “El libro de la yerma floresta” de José León
-          “Te convoqué en la prenumbra… ya yéndome” (María Juristo)

Sí aún así quiere aumentar el efecto, acompáñese de las historias en prosa de Rocío Díaz “El inquilino que me veía fea”, los poemas sobre películas, torres y relojes de Juan Antonio Arroyo o los poemas de trampas y escotes de Javíer Díaz Gil.

La dosis de mantenimiento es seguir deleitándose con los poemas de Paloma Sánchez, “fruto, no de los dolores ni los huesos, sino de las derrotas y las ausencias”: “La afilada amabilidad de la poesía”, “Palabras vivas en mi boca quieta”.

No suspenda el tratamiento antes de haber escuchado a José María Herranz: “Todo niño es un dios redimido del infierno/ un dios es un enigma y tú su salvación.”

Y a Ana González con esos poemas escritos en el metro en un cuaderno nuevo que hablan de raíles y aureolas…

4. Posibles efectos adversos

Como todos los medicamentos del grupo de las tertulias, Rascamán puede tener efectos adversos.

Llevarse deberes a casa, promesa de futuros relatos o versos con una de esas frases robadas al aire, por el componente y moderador Javier Díaz Gil: “La ley no puede parar el viento”.

Si usted toma más Rascamán del que debiera, no se conoce un antídoto específico.

Si olvidó tomar Rascamán, no se preocupe hay muchos comprimidos, cada miércoles del año. 


Rocío Díaz Gómez
24 de noviembre de 2011


3. Javier Díaz Gil

El jueves pasado, 17 de noviembre, celebramos el homenaje a Aure en la sala Diablos Azules por su 75 cumpleaños. Salimos a leer quince personas, más los que allí estaban, amigos de la Tertulia que también quisieron acompañarle. Fue hermoso y merecido el homenaje.
Aure, hoy, ha ido firmando y regalando una hoja de plátano de sombra con las que el otoño ha alfombrado las calles de Madrid a cada uno de nosotros según íbamos llegando al Ruiz: Juan Antonio, Rocío, Javier, León, Mª Juristo, José Mª Herranz, Paloma y Ana González.

Recordamos que el próximo miércoles León dará una conferencia sobre “Enigmas de la Mesoamérica precolombina” en el Club 567, en la calle Velázquez 18.
Decidimos que en vez de reunirnos la Tertulia en el Ruiz, el próximo día acompañemos a León y escuchemos su conferencia.

Nos dice Paloma que le gustó el acto y que hubo cosas que le emocionaron mucho en el homenaje a Aure. Todos coincidimos en esa idea.
Ya tengo terminada la edición del libro de Mª Antonia Copado, “La mujer de la lluvia” y se lo paso a José María Herranz para su publicación. No ha venido hoy a la Tertulia la autora así que no he podido darle a ella su copia. Se la enviaré por email.
“Hay que desensillar al tuerto”, proclama León.
Lee Juan Antonio un poema dedicado a Harold Lloyd, “Tiempo atrapado”.
Aure le recomienda mejorarlo introduciendo algunos artículos.
Rocío ha ganado dos premios de relato en las últimas semanas. Enhorabuena Rocío, te lo mereces.
José María nos anuncia que se presentará la Antología “Donde no habite el olvido” en Almansa (Albacete) el 15 de marzo de 2012.
Aure lee un poema breve de tono humorístico “la madre que lo parió” y otro poema más largo en el que cita un verso de Ana Delgado, “deberíamos callar lo que vivimos” en donde hay versos tan contundentes como “el nombre vivo aún de cada pez”.
Ana González nos lee un poema, León también, de un futuro libro que se llamará “El libro de la yerma floresta”.
Mª Juristo lee el poema “te convoqué” y Paloma nos lee el poema en el que está trabajando donde hallamos versos como:

“nunca dije que yo fuera valiente”
“tras de cada una de mis uñas”

Ofrezco una frase para terminar por si alguien la quiere recoger en un poema o en un relato: “La ley no puede parar el viento”.

Ana González mira, observa, dice un Ah…

Javier Díaz Gil
28 de diciembre de 2011

domingo, 27 de noviembre de 2011

6ª Jornada/V Año: Miércoles, 16 de noviembre de 2011


Día de regalos y celebración


1. Paloma Sánchez:
Un hombre sin nombre  
nos advierte de su extravagancia
yo más que feliz estoy frenética
Javier es él y también es todos
Rocío habla como hablaba mi barrio
mundo perdido de muros y gemelas
Ana saca de su chistera dos conejos
Aure gira su propio universo con amabilidad infinita
me equivoco en los regalos
Vicente (el hombre sin nombre) se complace con todo
Carmen y Rocío tienen premio
yo tengo libros a peseta
los que vienen juntos se van separados
Celia se ríe suave
Antonia ve más allá del poema
Celeste sigue la música, David sonríe
me tengo que ir tengo recados
el otro Vicente tiene una cicatriz en la cabeza
¡qué lío de dinero! 

Paloma Sánchez
17 de noviembre de 2011


2. Aureliano Cañadas: Bitacorina.
 Cuando llegué, estábais todos menos Paloma. Y yo sabía que Paloma iba a traer el regalo de Javi. Yo acababa de salir del médico y quería venir pronto a casa. Así es que el "¿Dónde está Paloma?" No se me cayó de los labios...Tenía tanta curiosidad por ver la cara que ponía el Boss, al que, de todos modos, algo le ha cambiado: ya parece menos un guerrero apache, cosas de la vicaría, digo yo... Siento haber dado pistas sobre su regalo, pero de todos modos se lo ibais a dar. ¿O es que teníais preparada otra ceremonia? Y, maravilla, yo no me esperaba el mío, de veras que fue una sorpresa. Esta tarde la enseñaré, aunque, como ya dije, uno ya no está para esos trotes... En todo esto hay algo muy inquietante. Muchas veces he escrito cosas que luego se han cumplido. Y tengo miedo al relato que escribí sobre la tertulia. Con lo cual promete ser bueno, no decir tonterías, estar calladito y seguir queriéndoos. Hasta esta tarde, en que leeré, entre otros, el pequeño poema del metro.

Aureliano Cañadas
17 de noviembre de 2011


3. Ana González:
Da gusto meter la pata cuando sabes que solo te va reportar beneficios, pero no de esos de los bancos, no, no, sino de los personajes que ocupan los bancos del Ruiz, esos miércoles didácticos… Llegar a deshora, hablar de más, hablar de menos, hacer cuentas delante de extraños, protestar, perder la autoridad, ir a fumar sin permiso, leer a borbotones, mimar entre todos las palabras para que sean bellas, echarlas para atrás, para adelante, hacer borrones, hablar de la familia cuando no se debe, salir a la chita callando, “así no”, “no era mi intención”, “me he colado”, “¿dónde está el ticket regalo?”, “ya los tengo”, “pues cámbialos”, “hoy no era el día, era mañana”, “me encanta este regalo, no me lo esperaba”, “leeré un relato antiguo”, “un té, que estoy pachucha, los nietos me matan…”, “a ese poema le falta algo”, “ese relato del metro me recuerda a mi barrio, es genial”, "escribe un libro ya", “he escrito este poema en el metro, según venía”, “no te preocupes que hoy es un día raro” (y la mayoría) “es que estamos en familia”… este último mensaje fue para el nuevo y extraño que se unió descaradamente a nuestra mesa familiar y tuvo que aguantar la cotidianidad de la tertulia, la nuestra, la sublime por sencilla, por amable, por entrañable, por su aprendizaje… ¡¡Seguro que vuelve...!! ¡¡Ayer le tocó la lotería!!

(para Javier, Rocío, David, Carmen Fron, Aure, Celia, Paloma, José Antonio, Mº Antonia, Celeste, Vicente el nuestro, Vicente el “otro”, los tertulianos)

Ana González
17 de noviembre de 2011


4. Mª Antonia Copado:
Anochecía, yo bajaba aprisa por la estrecha calle ...
Era el Ruiz, mi encuentro.
Había química, había una unión especial...
Sagrario y su calcetar al amor de la lumbre, David, Rocío, Carmen Javier, Celeste, Celia, Manuel, Antonio...el Aure...
Todos ponen parte de su persona.
Todos llegan al corazón.
El jueves celebramos el cumpleaños de Aure
el más tierno del grupo

Mª Antonia Copado
20 de noviembre de 2011


5. Celeste Lamas:
Muchas noticias, mucha alegría esa tarde en el Ruiz.
Idas y venidas. Tiket regalo. ¿Está ? ¿No está?.  Si, si lo he encontrado.
Semblantes emocionados. Especialemente Aure, El homenajeado. Javier recién casado. David con su feliz noticia: Una flor nacerá en mayo, con la primavera. La estación del año más poética y bella para el nacimiento de una criatura de un ángel.
Un Tauro, comento Ana.
Paloma revoloteaba con sus libros, poesias a el viento. Me tocó uno. !Qué suerte! Gracias, gracias.
Un té amargo, amarguísimo, no logró quitarme la ilusión del día siguiente.
Un acoplado extraño, inrrumpió de pronto en la sala, cortando por unos momentos nuestra ilusionada intimidad.
Me tengo que ir, tengo prisa. Ese té...

Celeste Lamas
21 de noviembre de 2011


6. Juan Manuel Criado:
A duras penas comienzo este resumen de nuestra tertulia, en la que hubo espléndidos regalos, vivas, felicitaciones.
Sólo faltó la copla; pero, vamos, muy bien. Porque al fin y al cabo, Javier, es una nueva experiencia lo del casarse, y más en estos tiempos. Y, vamos, ese homenaje que entre bullicios prepararon algunos tertulianos,
pienso que es muy merecido, porque Aureliano, me pareces una persona entrañable, en los pocos días que he tenido el placer de charlar contigo.Un ambiente de camadería, de cariño, de estrechos lazos, en los que se dio la bienvenida a un nuevo tertuliano, para luego, Rocío, envolvernos con una genial narración sobre sus diminutos pies, defendiéndose de los recíprocos de innumerables multitudes, apretujadas en el metro.


Juan Manuel Criado
21 de noviembre de 2011


7. Javier Díaz Gil:

Mª Antonia, Rocío, Juan Manuel, Javier, Celia, Aure, Celeste, Ana González, David, Carmenfron, Paloma y Vicente.  Listos para la Tertulia.
Sale la cuestión del fin del mundo. Los mayas profetizaron el fin del mundo en diciembre de 2012. ¿Quiere decir eso que se mueren los mayas en 2012?
Hablamos de participar en premios literarios. No todos están “dados”.
De las palabras fasto y nefasto y su origen latino.
De lo prolíficos que son los Cañadas.
Y de lo generosos que son los rascamaneros pues nos han traído regalos a Aure y a mí. A Aure una pluma y a mí dos joyas de la Literatura: La Odisea y la Iliada, en la edición de Aguilar.
Se incorpora hoy a nuestra Tertulia Vicente. Nos ha conocido por Internet. Nos ha leído un poema de amado Nervo y hablado del poeta José Luis Hidalgo, autor de un poemario memorable, “Los muertos”, que murió con 28 años.
Entre las lecturas surge una noticia: David va a ser papá de nuevo. ¡Felicidades, David!, ¡Cuánto nos alegramos!
Lee Mª Antonia su poema, continuando su línea erótica, “Besos encontrados”. Deberíamos buscar sinónimos para la palabra “efluvios” que no nos convence mucho.
Juan Manuel lee “Paisajes”. Rocío, “Dios también viaja en transporte público”. Cierra la lectura Ana González.

Antes de irnos, hago una recomendación: la novela de Ignacio Martínez de Pisón “El tiempo de las mujeres”.

Mañana celebraremos el homenaje a Aure en Diablos Azules. Queremos ofrecerle todo nuestro cariño por sus recién cumplidos 75 años. Será un día feliz, seguro.

Javier Díaz Gil
28 de diciembre de 2011

miércoles, 2 de noviembre de 2011

5ª Jornada/V Año: Miércoles, 2 de noviembre de 2011


Tertulia de lluvia y Fieles Difuntos


1. Rocío Díaz Gómez:
No hubo nada más vivo en ese día de los Fieles Difuntos del 2011 que la tertulia Rascamán. María Antonia y Juan Antonio, Javier y Rocío, León e Ismael, y Celeste, y Ana y Paloma y Vicentrillo. Iban llegando los tertulianos y rebosantes de vida se vaciaban de penas y agobios, de males y tristezas. Para después ir llenándose despacio de dulces de recién casado y versos golosos. ¿Quién no tiene una queja pegada al velo del paladar? ¿Quién no desea que alguien le escuche mientras le sonríe? Quizás fuera lloviera, ¿qué importaba? Si allí dentro el aire se llenó de princesas de cráneos deformados, de ciudadanos que conquistaban plazas, de palabras árabes, de poemas a tres voces, de bocas ávidas, de risas, de calor. Cómo no echar de menos aquellos miércoles. Cómo no sonreír recordando aquel en particular, aquel que me dejó ese poso tan dulce en la memoria, ese recuerdo tan vivo, tan real.


Rocío Díaz Gómez
3 de noviembre de 2011


2. Mª Antonia Copado
BITACORINA
Aquel miércoles llovía.
Las primeras lluvias y yo feliz.
Querida Tertulia, te echaba en falta,
las farolas, las mesas de mármol y sobre todo a vosotros.
Javier llegó y se cerró el grupo.
Soy feliz con las cosas pequeñas, mil veces vuestra compaña,
a grupos necios...

Mª Antonia Copado
6 de noviembre de 2011

3. Celeste Lamas:
Sabía que hoy iba a ser una tarde especial.

Las rosas de Otoño, embelleciendo los jardines, que encontré en mi camino hacía el Ruiz, me lo indicaban.
Unas bellas rosas de variados colores, entre melancólicas y a la vez dichosas de sobrevivir en está época del año, parecián sonreírme.

Una tarde mágica. Una tarde de celebración para una nueva etapa, en el Amor de una pareja. Una tarde dulcísima y no solo por los pasteles que descansando sobre la mesa, rodeados de tazas calientes, copas frías, y textos para ser leídos que decían: "Cómeme". Sino por la cara de paz y dulzura de Javier.

Gracias compañeros, por vuestra comprensión, Amor, y buena literatura que se desprende de todos-as, en las tardes del RUIZ. 

Celeste Lamas
10 de noviembre de 2011

4. Javier Díaz Gil:
Entre el último encuentro de la Tertulia, el 5 de octubre y hoy han pasado tres semanas, una fue festiva, el miércoles 12 de octubre y las dos últimas no se celebraron Tertulias “oficiales”. Regresamos al Ruiz con el recuerdo fresco de la visita del poeta Víctor Sosa del que dejamos constancia en una entrada anterior.
Así, frente al café con leche, la cerveza, las patatas fritas, los poemas y relatos distribuidos sobre la mesa de mármol están Mª Antonia, Juan Antonio, Javier, Rocío, Celeste, León, Ismael, Ana González, Vicente y Paloma.
La semana próxima el miércoles vuelve a ser festivo, así que dentro de dos semanas tendremos doble cita rascamanera: Tertulia el miércoles 16 y el Homenaje a Aure, el jueves 17. Hablamos del homenaje y de quiénes vamos a participar. Elegimos poemas que vamos a leer. Queremos hacer un acto bonito y emotivo. Aure se lo merece mucho. Es un excelente poeta y mejor persona.

Y la Tertulia, así, en plan telegrama, fue así:

Turnos de lectura.
Javier: poema “Nefertiti”.
Celeste: dos poemas, “El tiempo”, “El cielo”
Mª Antonia: un poema erótico
Juan Antonio: “Civilización” (¿Quién privatiza a los políticos? –alguien pregunta-)
Paloma y su flexibilidad
León: poema egipcio (y una figura de tarot)
Ismael: dos relatos cortos, mendigos y taxistas (y dos piernas y un brazo en la tumba).
Ana G.: un poema “Exiliado”.

¡Ah! y una recomendación de cine, la película sobre la crisis de Lehman Brothers.

Javier Díaz Gil
27 de diciembre de 2011

miércoles, 5 de octubre de 2011

4ª Jornada/V Año: Miércoles, 5 de octubre de 2011


(En la imagen: Javier Díaz Gil y Víctor Sosa )

5 de octubre de 2011: Visita a la Tertulia Rascamán 
del poeta uruguayo-mexicano Víctor Sosa

1. Celia Cañadas:

Aportación a la bitácora del 5 de octubre de 2011.

Todavía suenan las palabras de Víctor Sosa en mi oído. Qué fuerza. Haciendo el símil pugilístico (es lo primero que me viene a la cabeza) qué pegada, directo al pecho. Con poetas así, gracias Javier por acercárnoslo, a  uno se le desatan las estrofas, crecen versos hasta en los días más estériles y previsibles. De vuelta a casa, alguno se preguntaba de nuevo sobre el objetivo de escribir. Después de lo de hoy, diría que por que es inevitable. Más bien la pregunta sería a la inversa: ¿cómo no escribir?



Celia Cañadas
5 de octubre de 2011

2. María Juristo

Bitácora de ausencia.

Como soy el capitán, me dijo, aunque es tarde y estoy realmente cansado, debo anotar la bitácora de la jornada de hoy pero he pensado que no sea ésta una bitácora al uso sino una especie de confesión de lo que hoy ha acontecido en el barco desde mi personal punto de vista, de mi yo despojado del uniforme y demás obligaciones propias de mi cometido profesional.

Y es que el Mar,-siguió diciendo-, a veces buen amigo, otras enemigo, me dice escuchándole a solas que su sonido, que a veces se asemeja al del suspiro por algo o alguien inalcanzable, es en realidad su dolor camuflado con la musicalidad de las suaves espumas, la de los vientos tan solemnes, incluso con la de las tenues brisas , y que ese dolor no es solamente el suyo, sino que es a su vez hermano del que yo siento en mi interior y al que en este momento designa con su verdadero nombre: Ausencia.

Porque–lo reconozco-entre otras ausencias me duele por ejemplo la mía en la silla de aquel café donde lo que aglutina a las gentes que allí van a escuchar a los demás con deleitación, respeto y amor, con quienes compartía ese espacio especial, es la fascinante atracción que produce el malabarismo de unos sonidos llamados palabras capaces de explosionar en imágenes inéditamente bellas, en contenidos tan profundos que a veces hieren de tanto ahondar, en concatenaciones semejantes a estelares constelaciones rítmicas, armónicas, de un mundo que hasta ese momento nadie había osado descubrir.

Yo iba allí y ahora no me es posible. Esta noche solo el Mar y sus mugidos ancestrales me acompañan. ¿Los escucha usted también, amigo? Pero con esta breve bitácora quizás las palabras en aquel mágico café que yo frecuentaba se atrevan a viajar hasta mí y den un bello sentido a mi soledad. Pudiera ser…tal vez…-sonreía para sí-

Terminada su peculiar bitácora y tras desearme las buenas noches, el capitán marchó a descansar a su camarote pero acompañado, y sin que él lo sospechara, por un hermoso sonido cargado esta vez y, paradójicamente, de múltiples y cálidos murmullos, suaves susurros llegados de muy lejos. Desde la silla vacía de un café.


María Juristo
7 de octubre de 2011

3. Javier Díaz Gil
Memoria de la visita a la Tertulia del poeta Víctor Sosa (Montevideo, Uruguay, 1956)

A escuchar a Víctor Sosa, poeta de origen uruguayo, residente en México y con nacionalidad ya mexicana hemos venido en esta tarde de octubre Amelia Peco, Enrique López Clavel, Juan Antonio, León, Aure, David, Carlos, Celia, Mª Antonia, Javier, Celeste, Aure, Paloma, Jose Mª Herranz, Laura Nuño y Vicente.

Víctor Sosa hace una lectura antológica de sus libros publicados. Comprobamos la evolución de su escritura. Nos dice: “hay que huir del estilo, lo que importa es el camino, la perfección”.

Empieza por su poemario “Decir Abisinia”, del año 2001. Víctor Sosa juega con el lenguaje. Importa la forma: aliteraciones, anáforas.

Nos lee poemas como “Quien respira ordena el mundo”. El título nos remite a Rimbaud.

Aure dice que Víctor hace una poesía que contempla el mundo. Es una poesía abierta al mundo, en contra de lo que el propio Aure hace, que es más introspectiva. Añade José Mª Herranz que en el caso de Víctor Sosa es el lenguaje el que crea el mundo. Paloma ve también un fondo del poeta chileno Gonzalo Rojas en Víctor Sosa.

¿Importa más la forma que el contenido?, nos preguntamos.

En la poesía creativa de Sosa importa tanto uno como otro. Lee un poema “El mundo y el colibrí”: el lenguaje está creando formas.

En Sosa, es inevitable la unión entre Poesía y Música, entre Poesía y Pintura.

Continúa con el siguiente libro, “Los animales furiosos”, de 2007. La evolución es clara. Expresiones como “reptiles reptantes”: la forma, la búsqueda del lenguaje a la vez que se trabaja el fondo, la idea.

David apunta a Víctor su gusto por las palabras esdrújulas, es clara la sonoridad y el efecto musical que poseen.

León ve en las lecturas de Víctor a Borges, a Neruda y a Alejo Carpentier. Víctor Sosa nos cita a Machado: “Canta y contar”.

Como ejemplo de esta “cantar y contar” nos cita “La prosa del transiberiano y la pequeña Juana de Francia” del francés Blaise Cendrars.

Su tercer libro es “Mansión Mabuse”, el título remite a una película alemana del Doctor Mabuse. De este libro nos lee “Austrohúngara”.

En su último libro, “Nagasakipanema”, se vuelve más esperpento, más irrisorio. Lo surrealista, lo onírico, el juego, la creación del lenguaje y del texto. Cómo es posible hacer humor de lo más trascendente. Recordamos al humorista español Miguel Gila, cómo era capaza de hacer humor con temas de la Guerra Civil.

Después de la lectura de los textos, Sosa nos dice que escribió este último libro en Canadá, en Montreal, gracias a una beca. Escribiendo cada día desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Estamos cerrando la lectura de Víctor Sosa pero antes, la sorpresa.

Hemos preparado una pantalla, un proyector, el ordenador. El cierre será la proyección del video poema “México lindo y querido”, obra de Víctor Sosa. En un tono casi documental, la sucesión de imágenes de los narcoterroristas mexicanos, detenidos o muertos, se mezclan con las palabras poéticas de Sosa. Denuncia y poesía. La realidad más cruda como inspiración.

Aquí os dejo el vídeopoema de Víctor Sosa:


MEXICO LINDO Y QUERIDO from ZONAUNO on Vimeo.

Nos despedimos de Víctor Sosa y agradecemos su visita. Nos sentimos afortunados de haber vivido esta tarde poética tan intensamente.

Quedan las imágenes de ese día que acompaño como epílogo de esta bitácora.

Javier Díaz Gil
27 de diciembre de 2011







lunes, 3 de octubre de 2011

3ª Jornada/V Año: Miércoles, 28 de septiembre de 2011


El instante fecundo. Tarta de tiramisú

1. Mª Antonia Copado:


Ayer fue un día completo, aforo total.
Poeta que a mí, personalmente, me gustó, su pluma farragosa y palpitante.
Su pluma distinta, se llama Víctor
El Aure celebro su "no cumpleaños".
El Aure es tierno.
El Aure es dulce como una tarta de chocolate.
El Aure es intemporal.
Y, "rematando la jugada," Rocío trajo bombones.
Hasta el próximo miércoles, que os contaré mas cosas.


María Antonia Copado
30 de septiembre de 2011


2. Celia Cañadas:


Oigo en la radio que el término «escuela» proviene del griego σχολή (eskholé) cuyo significado original era el de “ocio, tiempo libre “. Eso fue precisamente el Ruiz aquella tarde avanzada del veintiocho de septiembre. Ocio y celebración. Aure y Rocío celebraban sus aniversarios. Ojo, cada uno el suyo. Recibíamos la visita del escritor mejicano Víctor Sosa . Todavía quedaban tarta y bombones, versos de Yussuf Asset Albasití (disculpadme si no es correcta la ortografía, el árabe clásico se me resiste, a diferencia del arameo) y la “Negra y Blanca belleza” de Carlos.
El poeta de origen uruguayo nos leyó un prosopoema de su último libro .Sus versos se yuxtaponen, van creando un espacio propio en el que suceden cosas extrañísimas y a la vez cotidianas. Pura magia para ciegos. No hay que bajar la guardia. Pero se hace tarde, debemos dejar el Ruiz. Así que  agarro la caja con su trocito de tarta de tiramisú sin saber muy bien como llevarla. ¡¡Ay!!, si la hubieran pillado en la posguerra. No puedo evitar sentirme un poco idiota. Me paseo con el desmesurado envoltorio arriba y abajo por las terrazas de la Plaza del Dos de Mayo que a esas horas, hierven. Tras duras negociaciones con un camarero de ascendencia serbia (y ex-francotirador, con perdón para los serbios) ganamos para la causa poética una y hasta dos mesas. Después de algunos tragos, Víctor confiesa : ¡¡¡vive de la poesía!!!. Fue becado para escribir durante cuatro meses en Canadá, coincidiendo con el verano. Sólo bebía té negro. Hay que leer a Felisberto Hernández, desconocido, único y originalísimo. Según el propio Ítalo Calvino, “ un escritor que no se parece a nadie: a ninguno de los europeos y a ninguno de los latinoamericanos”.
A eso de la doce menos veinte llegué a casa. En la mano una caja chorreando batido de tiramisú. En la agenda, dos direcciones de correo electrónico. Una de ellas en polaco.

Celia Cañadas.
2 de octubre de 2011

3. David Lerma:

El instante fecundo se prolongó durante tres horas y por él desfilaron hasta veinte relatistas-narradores-poetas, muchos de los cuales leyeron o recitaron sus escritos. Hubo visitantes procedentes de casi todo el orbe y un lleno casi absoluto. Y tarta. Y también bombones. Las efemérides lo merecían. 
El instante fecundo, ya dulce y prolongado y amparado bajo un clima perfecto, sólo podía dar buenos frutos.
No sé si fuera de él cuanto se dijo hubiera importado a alguien lo más mínimo. Sospecho que no. El deseo es libre. Pero, ¿y el placer?
El instante dulce y fecundo y prolongado terminó perpetuándose en una tarde intemporal que ya nunca sería una tarde cualquiera, mientras fuera del Ruiz el otoño proseguía en su empeño por parecerse a la primavera, y el invierno esperaba a lo lejos. 

David Lerma Martínez
3 de octubre de 2011

4. Javier Díaz Gil

Hoy la Tertulia Rascamán tuvo un contertulio especial. El poeta uruguayo-mexicano Víctor Sosa está en Madrid y nos acompaña en esta tarde. La semana próxima volverá para protagonizar una lectura. Hoy podrá ver cómo funciona la Tertulia y ser uno más.
En torno a la mesa y junto a Víctor Sosa están Mª Antonia, Juan Antonio, Juan Manuel, Javier, Ismael acompañado de su amiga Blanca, Concha, Aure, Rocío, León, David, José Mª Herranz, Vicente, Olga, Ana González, Amelia Peco, Enrique López Clavel, Carlos y Celia. Veinte amigos unidos por la pasión de la escritura.
Hablamos del 17 de noviembre, fecha en que celebraremos un homenaje a Aure, por sus 75 años, que cumplió en agosto. Será en Diablos Azules. Empezará a las 21.00 horas.
Estamos de celebración. Aure trae platitos de “Pocoyó” y una tarta. Rocío, recién llegada de Sicilia, trae bombones pues mañana es su cumpleaños.

Comenzamos a leer. Lee Mª Antonia un poema de su futuro libro “La mujer de la lluvia”. Víctor Sosa afirma que no hay que tener prejuicios a la hora de escribir y nos recuerda aquella máxima de Borges: “Publicamos para dejar de corregir”.
Juan Antonio lee un relato: “El candil”. No estamos  solos, hay otra tertulia enfrente que crea mucho ruido. Yo leo el poema “Globo”, Ismael “la gran gripe” y Aure, ya a voz en grito, un relato sobre la guerra en un pueblo de Guadalajara. León nos recita de memoria un haiku:

Bajo la nieve
el árbol viejo sueña
sus primaveras.

Es el turno de Víctor Sosa. Lee de su libro “Nagasakipanema” el texto “Verónika”. El texto onírico, surrealista nos conduce como referencia al poeta brasileño Haroldo de Campos y a su libro “Galaxia”.
Víctor nos recuerda que el 6 de octubre dará una conferencia en Madrid sobre “Octavio Paz: el instante fecundo”, en el Instituto de México, en la carrera de San Jerónimo, 46.
Completamos el turno de lecturas. Ana González nos lee un poema que aún no tiene título. Enrique López Clavel nos recita un poema de memoria. Carlos cierra con un texto poético: “Negra y blanca belleza”.

La Tertulia ha estado más que animada. Las lecturas se han ido complementando con la conversación.
La semana próxima Víctor Sosa protagoniza la Tertulia. Una lectura antológica con sorpresa final.
No nos lo perderemos.

Javier Díaz Gil
27 de diciembre de 2011