Páginas

viernes, 11 de abril de 2014

29ª Jornada/VII año: Miércoles, 9 de abril de 2014


Y coacciona a dos... 

Como todos los miércoles, se reúne la Tertulia-Taller de Rascamán de 17,30 a 20,30. Y como todos los miércoles, Javier-coordinador, pide un voluntario para hacer la Bitácora. Este día, no se presenta ninguno. Y coacciona a dos, por ser los menos que hasta ahora la han realizado. Uno de ellos, se reafirma en el no. El otro, débil al compañerismo, acepta.
 
Empieza la tertulia y la encabeza el propio Javier, con la lectura, de un poemario de Raquel Lanseros. Que casi como siempre, unos versos gustaron y otros no. 

A continuación intervino Paloma Hidalgo. Nos deleitó con un lenguaje poco usado en sus cortos relatos. Con ese lenguaje negro que requiere el de una persona que solo piensa en la venganza, aun sabiendo que su venganza es impotente, fallida. 

María Antonia, en su línea, nos dejó un relato crudo y, a tal grado, que le faltaba hasta el aire. 

A continuación intervino Rocío, que nos tiene acostumbrados a un esquema de tratos agradables. Sin embargo, en esta ocasión ha cambiado el registro dejándose querer el personaje para saber darse por vencido. 

Francisco Fenoy interviene con cuatro poemillas cortos de tiempos atrás, de los cuales dos cayeron bien y los otros dos, no. 

Después coge la palabra Isabel Morión, con su estilo inconfundible que nos deja sus versos de armonía musical. 

A continuación Cinta nos presenta un poema contra la muerte del toro -refiriéndose en la plaza- que levanta polémica. Aún no está superada en este pueblo españolito la influencia carpetovetónica. 

Después cogió la palabra todo un maestro del verso, León Cano. Y, como siempre, nos deleitó los sentidos con sus argumentos y ante todo con su musicalidad. 

Y el imprevisible Carlos Ceballos con un poema que aun usando lenguaje cotidiano, -tal su trabajo como orfebre-, le da ritmo y vida, obteniendo un poema redondo. 

El prosista Alberto nos leyó unos párrafos de la novela: La muerte en Venecia. En la que nos explica que él se encuentra afectado, como el personaje. Con lo que nos desnuda sus indecisiones o su falta de voluntad de dominio. 

Ana, tuvo la gracia de obsequiarnos con dulces, como buena galleguilla. Contándonos un relato de distancias. Espero, esperamos, que esa distancia sea corta. Porque sus intervenciones ayudan a hacer amena la tertulia. 

La intervención de Isabel fue bien acogida tanto su mediación como la contextura de sus versos. 

Alma como nos tiene acostumbrados: dominadora. Pero en esta ocasión, se eleva en grados en su remate final, en cuanto ya el rescoldo: no deja ni siquiera ese débil hilo de humo. 

Carmen nos deja un relato tan atractivo que se nos olvida la hora. 

Y como broche final, Paloma Sánchez, tuvo una intervención que se puede calificar de perfecta, en cuanto pensada, meditada y conseguida a tal punto que no pudo tener la tertulia mejor cierre. 

Cedida la tarde agradable, unido a las próximas vacaciones, hubo despedidas con besos y parabienes. 


Francisco Fenoy
11 de abril de 2014

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que agudo talante el de nuestro súper Boss, siempre atento a enriquecer-nos, y servir "plato" aderezado con tan ilustre alPadrino.
Gracias, Javier
+<leo

Paloma Hidalgo dijo...

Muchas gracias Paco, por esa rendición al compañerismo. Y si me tuviera que quedar con una sola frase de tu bitácora, sin duda, me quedaría con:"Aún no está superada en este pueblo españolito la influencia carpetovetónica."
Estupenda.
Un abrazo.

fus dijo...

Pues las tertulias prometen.

un abrazo

fus

francisco fenoy rodríguez dijo...

La foto, lleva la intención implícita una fina ironía?

Javier Díaz Gil dijo...

Jaja, no lo dudes Paco, no se me ocurre mejor coacclión que la del Padrino.
Un abrazo Paco