Páginas

jueves, 16 de febrero de 2012

14ª Jornada/V Año: Miércoles, 1 de febrero de 2012

Segunda entrega de la visita a nuestra Tertulia del poeta José Cereijo.

La semana anterior, último miércoles del mes de enero de 2012, disfrutamos de su poesía, de su conversación, de su generosidad. Alguien dijo: ¿por qué no vienes otro día? Esa misma noche me llamó a casa y me dijo que el miércoles siguiente estaba libre también y podríamos retomar lo que quedó en el tintero. Así que de nuevo por segundo miércoles consecutivo hemos tenido la oportunidad de compartir con José Cereijo poesía y Tertulia.


En el café Ruiz re reunieron para no perderse esta segunda entrega: Mª Antonia, Javier, Rocío, León, Paloma, Carlos Nosé, David, Celia, Aure, Laura Nuño, Ana Delgado y Vicente.

Para hoy, le hice una propuesta a Cereijo que me aceptó. Empezar leyéndole nosotros alguno de nuestros textos, continuar con la lectura suya de poemas que no leyó el miércoles pasado, publicados e inéditos y terminar con la lectura suya de poemas de autores que para José Cereijo son autores de cabecera.
Y así transcurrió la Jornada.

Leo yo el poema breve que he publicado en mi blog “En la página veinte”. Mª Antonia un poema erótico.

Celia dice que es difícil encontrar en las librerías los libros de Cereijo. Que le ha costado encontrar su “Antología personal”.

Lee Rocío un relato “carta de un indeciso aspirante”. Hablamos para cuándo decidirá Rocío dar el salto a la novela. Cereijo dice que quizá no se necesite escribir novela si uno disfruta y maneja el relato. Paloma añade que Rocío tiene ya un territorio. David apunta que hay relatos de Rocío en los que los personajes le piden crecer y son muy buenos los diálogos.

Cereijo señala que Poe y Borges no escribieron una novela.

Paloma lee el poema en el que está trabajando “En el nombre de nadie”. En relación con la lectura de Paloma, comenta Cereijo que “La voz a ti debida” de Salina es una suite poemas cortos.

Carlos Nosé lee “Venciendo el pudor”, Celia su poema “Aridez”, Laura Nuño nos lee dos o tres poemas que ha escrito después de tres años sin escribir nada. Los celebramos, nos gustan mucho.

Ana Delgado lee dos poemas de su futuro libro dedicado a Scherezade, fantásticos, y David Lerma nos introduce en los primeros párrafos de su relato: “Crepusculario”.

Cerramos nuestras intervenciones con más poesía. León dice de memoria un haiku y un poema erótico y Aure lee su “calle del vergel”.

Abrimos la segunda parte de la Tertulia de hoy con la lectura de poemas de Cereijo. Tomo nota de los que nos lee:

- De Límites (1994):

o “Triste rosa” (son versículos de 21 silabas: 3 heptasílabos. Y también versículo de 18: endecasílabo + heptasílabo. De una biografía de Virgilio leyó que la Eneida se escribió en prosa y luego se versificó. Pensó Cereijo que podría hacer eso mismo en “Límites”)

o “Pájaro muerto” (Vicente hace alusión al “Romance del prisionero” y al pájaro que “matómela un ballestero”).

- De “Apariencias”, su libro de relatos:

o “Precisión” (Celia pregunta a Cereijo “¿crees en la predestinación?”)

o “La partida” (Carlos Nosé señala que en ese relato quizá haya algo de Emily Dickinson. “Quizá de Borges, contesta Cereijo)

o “El asesino”.

- De su nuevo libro, inédito, “Los dones del otoño” (que tiene entre 900 y 1.000 versos en total), leyó siguientes poemas cuyos primeros versos son:

o Ya te has ido, tan pronto

o El verde que todavía

o Música

o Aún vive tu nombre

o Unas pocas palabras

o Quizá sí. Quizá de ti me quede

o Tiene el otoño

o Sé paciente. La vida… (pregunta Celia: “¿Para ti la poesía es una cuestión moral?”)

o También hay verdad

o Como en la nave oscura

o Que la vejez te traiga, si te fuera

o En la calle desierta (“lo que no añade, sobra en un poema” comenta Cereijo)

o No la luz petulante

o Mira

o Algo tiene de bueno

o Tienes la costumbre de poner música

Intensa y emotiva lectura. Como el miércoles pasado nos tiene atrapados por la hondura y la sencillez de sus versos. Poesía verdadera. Abrimos la tercera parte de la Tertulia de hoy. Tenemos mucha curiosidad por conocer los poetas de cabecera que ha traído. Pero antes de desvelarnos esos poemas nos dice que de la relación de poetas imprescindibles que nos apuntó hace siete días le faltó hablar de Goethe, Bécquer (todos venimos de Bécquer), Unamuno, Machado y Cernuda.

Nos habla de Gil de Biedma, que escribió poco pero que publicó su primer libro en el 58 y coincidió en el tiempo con poetas tan importantes como el inglés Philip Larkin.

Ahora sí, algunos de sus poetas de cabecera:

- De Safo:

Como la manzana que se cubre de rojo

en lo alto de la rama,

en la rama más alta

y los recolectores la olvidan…

¡No! No la olvidan,

es que no pueden llegar a ella.



- Catulo: “Gozo de dioses”

- De Virgilio:

o un fragmento de las Geórgicas

o y un fragmento de la Eneida

- Li Po

- Tu Fu (un poema a Li Po)

Ya tres noches seguidas he soñado contigo,

Estabas a mi puerta,

Pasándote la mano por el blanco cabello,

Como si una gran pena te acibarase el alma…

Al cabo de diez mil, cien mil otoños,

No tendrás otro premio que el inútil

De la inmortalidad.



- Shakespeare (un soneto)

- Goethe (una elegía romana)

- Hölderlin (traducido por Cernuda. Reconoce Cereijo influencias de Goethe y Hölderlin):

¿No es celeste mi corazón, su vida más hermosa

desde que amo? ¿Por qué en más le teníais

cuando más orgulloso y feroz era,

de palabras más rico y más vacío?

Gusta la multitud lo que el mercado precia

y sólo al violento honra el criado;

en lo divino creen

únicamente, aquellos que lo son



- Leopardi

- Walt Whitman

- Emily Dickinson

- Gerard Manley Hopkins (traducido por Dámaso Alonso. Murió en 1886, inédito).

Hubiera querido tomar nota de cada poema, dejo aquí los que llegué a anotar. Hemos disfrutado mucho con la compañía de José Cereijo, poeta grande. Con gusto le tendríamos más veces, más tiempo.

Gracias José por estos dos miércoles intensos y verdaderos.



Javier Díaz Gil
16 de febrero de 2012

1 comentario:

Anónimo dijo...

Leo ahora (he estado varios días fuera) esta entrada. Gracias por la generosidad en los comentarios; como ya dije, para mí fueron dos veladas muy gratas. También he visto, en una entrada posterior, que se habla de un poema, leído en la tertulia por su autora, que me está dedicado. ¿Habría modo de que yo lo conociera? En cualquier caso, gracias también por eso.

José Cereijo